Incentivos Para Inversionistas y Jubilados

El gobierno Dominicano ofrece incentivos especiales para inversionistas o jubilados. La siguiente información proviene de la firma de abogados Abreu Inmigración, una firma de abogados de la República Dominicana, que se especializa en ayudar a los compradores con el proceso de residencia.

Inversores en República Dominicana

1. Introducción

En los últimos años, la República Dominicana ha crecido significativamente en el flujo de inversiones extranjeras, principalmente debido al desarrollo del turismo y la consecuente entrada al país de extranjeros interesados en establecerse permanentemente en territorio dominicano. La ley No. 171-07 sobre incentivos especiales para jubilados y pensionistas de fuente extranjera del 13 de julio de 2007. se ha unido a las normas que fomentan el flujo de extranjeros y las inversiones extranjeras en la República Dominicana.

2. Objeto de la ley

El objetivo principal de la Ley No. 171-07 es promover el marco legal apropiado para los jubilados y pensionistas extranjeros que elijan residir en la República Dominicana y disfrutar de beneficios especiales. Para este propósito, Los pensionistas o jubilados son «extranjeros» o ciudadanos dominicanos, que se benefician de una pensión mensual o plan de jubilación correspondiente, pagada por un gobierno oficial o empresa privada, de origen extranjero y que estén interesados en cambiar su residencia, vivir y recibir sus pensiones o beneficios de jubilación en la República Dominicana «. (Artículo 1, Ley No. 171-07).

Los pensionistas son aquellas personas que disfrutan de ingresos estables y permanentes, cuyo capital proviene del exterior, debido a una de las siguientes razones:

  • Depósitos o inversiones en bancos establecidos en el extranjero;
  • Remesas de bancos o instituciones financieras establecidas en el extranjero;
  • Inversiones de entidades establecidas en el extranjero;
  • Remesas originadas por propiedades inmobiliarias;
  • Intereses recibidos de títulos emitidos en moneda extranjera y generados en el exterior;
  • Beneficios de inversiones en valores emitidos en moneda extranjera o nacional con el Estado o sus Instituciones, siempre que el capital haya sido generado en el exterior y el cambio de divisas se realice en el país;
  • Intereses, ingresos y dividendos de las inversiones inmobiliarias realizadas en el país, cuyo capital se ha generado en el exterior.(Articulo 1, Ley No. 171-07).

Una condición indispensable para acceder a los beneficios establecidos en la Ley No. 171-07 es que el jubilado reciba un ingreso mensual de al menos US$1,500.00. y que el pensionista. mientras tanto, recibe no menos de US$2,000.00 o su equivalente en pesos dominicanos. Para cada dependiente adicional, se requiere un ingreso mensual de US$250.00 por persona. Estos montos declarados como ingresos están exentos del impuesto a las ganancias.

Quienes reciban los ingresos descritos en el párrafo anterior podrán obtener una residencia para inversionistas, en las condiciones que se establecieron en el Decreto 950-01 y la Ley 98-03 que crea el CEI-RD.

3. Beneficios y alcance de la ley

La Ley No. 171-07 beneficia a los jubilados y pensionistas extranjeros que desean residir permanentemente en el país, sujetos al cumplimiento de ciertos requisitos. Los beneficios y exenciones a los que tienen derecho los solicitantes calificados son los siguientes:

  • Posibilidad de obtener rápidamente la residencia a través del proceso denominado «residencia debido a inversion»;
  • Exención de impuestos sobre el mobiliario y la propiedad personal, en virtud de la Ley Nº 14-93, modificada por la Ley Nº 146-00 sobre Exención de impuestos
  • Exención fiscal parcial para vehículos motorizados usados. La ley permite a solicitante importar un vehículo. Además, los vehículos comprados en el país estarán exentos de la transferencia de impuestos de bienes y servicios industrializados (ITBIS) e impuestos especiales (ISC)
  • Exención del pago de impuestos sobre transferencias inmobiliarias (3% del valor de la propiedad transferida) sobre la primera propiedad adquirida;
  • 50% de exención de impuestos sobre hipotecas, cuando los acreedores son instituciones financieras debidamente reguladas por la Ley Monetaria y Financiera (las hipotecas están gravadas con un impuesto unificado del 2% ad valorem sobre el valor de la hipoteca);
  • Exención del 50% del Impuesto a la Propiedad Inmueble (el impuesto a la propiedad inmueble es el 1% del valor de la propiedad cuando el valor excede RD$7,019,383.00 Este monto se ajusta anualmente debido a la inflación.);
  • Exención de impuestos sobre el pago de dividendos e intereses generados en el país o en el extranjero;
  • Exención del 50% del impuesto sobre las ganancias de capital, sujeto a que el beneficiario sea el principal accionista de la compañía que tenga que pagar este impuesto y que esta empresa no participe en actividades comerciales o industriales (la ganancia se determina deduciendo el precio o el valor de disposición de un bien respectivo, el costo de adquisición o producción ajustado por la inflación).